Bienvenidos!

Para comenzar a entender de qué hablamos, cuando hablamos de los criterios de ESG, podríamos comenzar citando la provocadora frase con que Janez Potocnik quiso alertar a la comunidad europea sobre los efectos de la contaminación sobre la salud:

“Si crees que la economía es más importante que el medio ambiente, intenta aguantar la respiración mientras cuentas tu dinero”.

Con esta frase, Janez Potocnik, que fue comisario europeo para la Ciencia y la Investigación entre 2004 y 2009, y para el Medio Ambiente desde 2010 hasta 2014, nos acerca al concepto de inversión socialmente responsable; es decir, a la inversión que no solo busca rentabilidad, sino que también busca gestionar sus impactos en relación con los temas ambientales, sociales y de gobierno de las organizaciones.

Estos inversores o fondos de inversión, que siguen criterios de ESG, son los que llamamos fondos responsables, donde los procesos de inversión combinan el análisis fundamental (es decir, tratar predecir el comportamiento del precio de un instrumento basándose en el análisis de noticias financieras, políticas, datos económicos, etc.) y la evaluación de factores ambientales, sociales y de gobierno de la empresa, para buscar, de esa manera, identificar riesgos y oportunidades, y alcanzar mejores rendimientos.

Estas inversiones que claramente deben tomar en cuenta información de carácter no financiero, es decir aquella información cualitativa que permita evidenciar cual es la estrategia y/o el enfoque de gestión, en “términos” del Global Reporting Initiative, que la empresa esta llevando adelante en materia de ESG, describen un perfil de inversores que buscan gestionar mejor los riesgos, identificar oportunidades y rentabilidades de largo plazo. Constantemente, están evaluando cuáles son las empresas que mejor se están adaptando para enfrentar los nuevos desafíos de los mercados.

Pero, ¿cuáles son los principales conceptos y las consideraciones que se tienen en cuenta a la hora de un análisis de ESG?

En materia de criterios ambientales, estos cubren aspectos relacionados con los consumos de energía, el cambio climático, el uso del agua, la utilización de materiales y el impacto en la biodiversidad de las operaciones, entre otros.

Respecto de los criterios sociales, se incluyen cuestiones relacionadas con las condiciones laborales –claramente, están muy presentes los temas de prevención del trabajo infantil y/o trabajo forzado–, la diversidad de colaboradores, el clima laboral, los Derechos Humanos, el relacionamiento con las comunidades locales y las cuestiones de salud y seguridad de las personas.

En relación con los temas de gobierno corporativo, que principalmente tienen que ver con la forma en que se gestiona una compañía, se incluyen cuestiones que abordan la independencia de los/as Directores/as, su remuneración, la estructura de la organización, su estrategia fiscal, de transparencia y los programas anticorrupción, entre otros.

Independientemente de estos criterios, una de las principales consideraciones que los inversores comienzan a tener en cuenta, son lo que llamamos el enfoque de gestión, es decir, una descripción cualitativa de cómo y dónde se producen estos impactos, por qué son importantes para la empresa, cómo fueron identificados, cómo se están abordando y cuáles son los objetivos y metas que tiene la empresa respecto a cada uno de ellos.

En términos generales, el enfoque de gestión, nos permite evidenciar cuales son los mecanismos de evaluación y control de estos temas, entender como están siendo gestionados y si la la empresa posee procesos adecuados para la identificación de riesgos y oportunidades. Y si hablamos de riesgos y oportunidades en materia de ESG, no podemos dejar fuera el entendimiento de cómo la organización esta contribuyendo a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030.

Para concluir, la figura de los inversores o fondos de inversión responsables está creciendo significativamente, pasando de un análisis financiero tradicional a un análisis de identificación de riesgos y oportunidades potenciales considerando criterios de ESG, pero, por sobre todo, están influyendo de manera muy fuerte en el comportamiento de las empresas.

Humildemente (¡y salvando todas las distancias posibles!) podríamos intentar complementar la famosa frase Janez Potocnik de la siguiente manera:

“Si crees que la economía es más importante que el medio ambiente, las comunidades donde las empresas tienen sus operaciones o la corrupción, intenta aguantar la respiración, entrar a una planta bloqueada o analizar el incremento desmedido de los costos de bienes y servicios, para ’intentar’ contar tu dinero, antes del 2030”.

Julio Sotelo

Socio Director AG Sustentable

Aprendiz de inversor responsable

Sustainability Environmental Conservation Ecology Concept

AG Sustentable

Somos un equipo interdisciplinario de entusiastas y experimentados profesionales, comprometidos con el desarrollo sustentable de las organizaciones que quieren participar en el esfuerzo global por hacer de este mundo, un lugar, cada vez mejor.

El Salvador 5218, Palermo, C.A.B.A., Argentina
(54 - 11) 5258 - 7922 / (54-11) 2150-8150

Contacto y Newsletter

Ubicación

Idioma / Language »